Tocando los peñones

Yo flipo, pero flipo pepinillos. Pues no va la elementa y me dice que vaya periodista, que no hablo del tema de Gibraltar y luego se pone a darme la barrila sobre temas de actualidad y lecciones de Historia, torticeras y sesgadas hasta en tiempos previos a 1975. Tonta. Del chichi.

Vamos a ver: si algo de bueno tiene “El último derecho” es que hablo de lo que quiero cuando a mí me apetece. No ejerzo en él de periodista, sino de escritor. No obligo a nadie a leerlo, de modo que, quien viene exigiendo que se trate uno u otro tema, queda amablemente invitado a irse a tomar… unas cañas. Con un pincho de morcilla.

Imagen: Fermín Martín

Imagen: Fermín Martín

En todo caso, mira, voy a mencionar la cuestión de Gibraltar, por el gusto de tocar un rato los peñones. Ese cacho de roca lleva siendo, desde el tratado de Utrecht (me atrevo a decir que de 1713, sin consultarlo. Todo será que luego alguien me pegue la bronca por inexacto y por borrico) la excusa perfecta para que los ingleses se rían en la cara de los españoles. Y, oye, no me parece mal.

De reyes chungos y generales inoperantes

No me parece mal porque en España somos expertos en reyes cabrones y generales incompetentes (¿o es al revés?), y el hecho de que los Tom, los John y su padre el ca… pitán se nos rían en la cara, permitiendo de todo en las narices de las autoridades españolas nos lo recuerda, a ver si así no volvemos a consentir que se hagan las cosas por borbones, como hace trescientos años.

Además, la comunidad internacional nos lo ha dejado clarinete: si queremos recuperar Gibraltar de pleno derecho, lo mismo nos toca devolver Ceuta y Melilla. Ojo.

Pero no es la soberanía de Gibraltar lo que me preocupa. Lo que de verdad me enfada es que esa polémica, que ya huele más a rancio que las pelis del destape, sale a la luz por otro tipo de motivos cuya relación con el orgullo patrio (¿tenemos de eso en España?) es tanta como la de Rubalcaba con una oposición eficiente.

Cortina de… sinvergüenzas

¿O es que va a ser casualidad que nuestros gobernantes se les pongan estupendos a los ingleses justo cuando Rajoy, Cospedal y toda esa pandilla se están comiendo un marrón descomunal gracias al chorizo de baja catadura que es Bárcenas?

Imagen: Fermín Martín

Imagen: Fermín Martín

Definitivamente, el chorizaje patrio le debe un favor a los ingleses por no haberlo mandado a tomar por el culo y reírse en su jeta. Y es que no es preciso ser muy espabilado para darse cuenta de que, a falta de mundial y antes de que empiece la Liga, a nuestros gobernantes les viene muy bien revolver el río, para lo que necesitan la complicidad Cameron of the island.

No es cuestión de territorio

Ocurre que cada vez somos menos los que nos creemos los globos sonda, las cortinas de humo y los esputos mentales de quienes mandan, sean del color que sean –los que mandan y sus esputos-. Cada vez hay más gente en la calle, sin ingresos, con dos churumbeles pidiendo papeo, hartos de ver como los de siempre se lo llevan calentito y no poder siquiera decirle lo hijos de puta que son.

Y ahora, que venga la tía esta a preguntarme qué opino del Peñón de Gibraltar, de los llanitos, de los monos, de los paraísos fiscales y de la barba de nuestro presidente puesta a remojo en aguas del estrecho.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s