Gracias a casi todos

Por si alguien lee esto, si alguno de mis amigos llega aquí y le echa un vistazo, diré que me han diagnosticado una enfermedad neurológica, hasta donde yo sé, incurable. Punto. No voy a hablar más de ello: haré mientras pueda hacer y viviré dando gracias de que estoy vivo mientras lo esté.

De lo que en realidad quiero hablar es del personal médico que me ha atendido hasta que, no hace demasiado, me han dado la noticia. Todos, y cuando digo todos hablo del especialista de la más rebuscada de las disciplinas hasta el auxiliar de enfermería en prácticas, se merecen el mayor de los premios.

132012Hospital mancha centro

No me considero un paciente difícil, pero sí muy curioso, de modo que acribillé a preguntas a la oftalmóloga que me derivó a neuro. Gracias, doctora Domínguez, así como a médicos, enfermeros y auxiliares que me reían unas gracias nerviosas y sin humor en la unidad de ingresos de corta estancia.

Personas, antes que (fabulosos) profesionales

De esta unidad, me voy a quedar con Alberto, un enfermero –o auxiliar, no estoy seguro- cordobés de risa fácil y contagiosa, siempre con el chascarrillo en la punta de la lengua, así como con la doctora Turpin, que resolvió mis dudas, seria y firme cuando le pedí unas explicaciones que no tenía por qué darme.

Gracias, miles de gracias a otro neurólogo, el doctor Millán, que se tomó tres cuartos de hora para comunicarme la enfermedad y exponerme cuantas opciones tengo abiertas. Pocas personas se han mostrado tan humanas como él.

Si tuviera que mencionar uno por uno a todos cuantos en el hospital Mancha Centro de Alcázar de San Juan, en Ciudad Real, les debo un agradecimiento, es probable que este artículo se convirtiera en una especie de listado, de modo que lo dejamos en un injusto gracias, en general, y rematamos el artículo con un mensaje a otras personas.

Mantengamos vivo un sistema que nos mantiene con vida

Se trata de un comentario destinado a todos cuantos, por su lamentable gestión, sean del color político que sean, están a punto de desmantelar en buena medida cuanto yo he tenido el privilegio de disfrutar. Es un mensaje para Rajoys, Rubalcabas, Cospedales o García-Pages…

527395_430908990302519_1116539246_n

No le deseo mal a nadie, pero ojalá que algún día tengan la ocasión de disfrutar de la eficiencia y, sobre todo, del trato humano de la sanidad catellano-manchega. Sólo entonces sabrán lo que su incompetencia, su amor desaforado a las comisiones, su deseo de salir en la foto y cargarle el marrón al que venga detrás… Sólo cuando hayan acabado con ella, se darán cuenta de hasta qué punto es imprescindible esta extraordinaria sanidad pública.

Ustedes sabrán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s