Fe y cultura a tanto el kilo

Como la ira suele ser mala consejera, he preferido dejar pasar unos días antes de acordarme de los ancestros de los responsables de una de las mafias legales mejor montadas que se hayan conocido en la Historia de la Humanidad. Vaya por delante que esta diatriba se dirige a la Iglesia, no a unas ideas maravillosas que, por cierto, considero que han traicionado de la más ruin de las maneras.

Antes de meternos en harina, vamos con una cita que, quien más quien menos, ha oído o leído:

Sigue leyendo

Tocando los peñones

Yo flipo, pero flipo pepinillos. Pues no va la elementa y me dice que vaya periodista, que no hablo del tema de Gibraltar y luego se pone a darme la barrila sobre temas de actualidad y lecciones de Historia, torticeras y sesgadas hasta en tiempos previos a 1975. Tonta. Del chichi.

Vamos a ver: si algo de bueno tiene “El último derecho” es que hablo de lo que quiero cuando a mí me apetece. No ejerzo en él de periodista, sino de escritor. No obligo a nadie a leerlo, de modo que, quien viene exigiendo que se trate uno u otro tema, queda amablemente invitado a irse a tomar… unas cañas. Con un pincho de morcilla.

Sigue leyendo

Lobos sin sed de sangre

Supongo que es porque nos hemos encontrados dos perros viejos, dos lobos hartos del olor de la sangre. Dos sabios por viejos que no por diablos, aunque él confiesa cuarenta y yo tres menos, no te creas. Sin embargo, algo me dice que hace veinte años, dos personas tan diametralmente opuestas hubieran acabado por palparse el hígado –hablo, al menos por mí-.

El caso es que otro de los indicadores de que uno se hace mayor, o viejo, según se mire, es que invierte los términos de la canción de Loquillo y prefiere discutir a pelear. No nos equivoquemos: el padre de Mi Comandanta Favorita es también fascista y hace muchos años que mantenía mis charlas con él… pero es otra cosa, no sé si me explico.

Sigue leyendo

La ficción no es rival para la realidad: esto es España

… Y luego se extrañan de que les mentemos a la madre ¿Recuerdas el capítulo de Los Simpson en el que el Señor Burns tapaba el sol para así ganar más dinero con su central? Pues parece que va a dejar de ser ficción. No: no estoy de broma.

La posibilidad de producir tu propia energía con recursos como el sol o el viento es una idea que puede resultar muy atractiva y, sobre todo, económica para los hogares españoles. Tal como dice Francesc Mateu, gerente de Sol Gironés, empresa especializada en energías renovables, en declaraciones recogidas por el diario “El País”: “De cada 50 llamadas que entran al mes, 35 son de particulares interesados en el autoconsumo”.

Sigue leyendo

Tu madre sería una santa…

No es que quiera medir la hijoputez con dos varas diferentes: es que, mientras que el cura salesiano de Cádiz al que se le acusaba de pederastia es, por ahora, presunto, tú, cuya madre es una santa, eres el peor de los hijos de puta.

No me dirijo a ti por tu nombre porque no eres un tú, sino un tipo de persona. Vamos a llamarte… Daniel Galván, que es tu último nombre famoso. Tengas el rostro que tengas, eres el mismo perro con diferente collar e idéntica rabia.

Sigue leyendo

Con canas en los huevos

Tienes diecisiete años y una ilusión: quieres ser periodista. Pues me vas a permitir un consejo, de esos que son gratis y huelen a buenas intenciones que te cortan el aliento. No lo seas.

Crees que te vas a dedicar al segundo oficio más antiguo del mundo, el más bonito con diferencia, y resulta que no, que esto es otra cosa. Te parece que te vas a pasar el día, como en las películas, a voces con el redactor jefe –que es uno cretino-; en busca de la noticia, jugándote el tipo con unos malos que están sospechando que hay alguien infiltrado; o en cualquier país en guerra, esquivando balas y bombas… Y no: resulta que el periodismo es otra cosa.

Sigue leyendo